EDITORIAL

Entonces es el año 2010 y la primera edición del 5º año consecutivo de nuestra revista da a luz en el ámbito del XXVIII CONGRESO NACIONAL DE CARDIOLOGIA, organizado por la Federación Argentina de Cardiología.
Hace 5 años esta publicación aparece frente a la necesidad de ser parte del avance de dos enfermedades muy importantes y relevantes: INSUFICIENCIA CARDIACA e HIPERTENSION PULMONAR. Enfermedades que van creciendo no sólo en incidencia, sino en adelantos terapéuticos para lograr una mejor calidad de vida y sobrevida a los pacientes portadores de ellas. Siendo la clave: “estar en la mente de los profesionales su diagnóstico presuntivo” para lograr un temprano tratamiento.
Es necesario educar y actualizar al respecto y esa es nuestra meta. Hoy disnea y empeoramiento de la clase funcional deben ser sinónimos de estas enfermedades.
Muchos de nosotros nos hemos formado junto a profesionales de la talla de los Dres. Mauricio Rosenbaum, René Favaloro y Carlos Bertolasi, lamentablemente vivos sólo en nuestras memorias, a los que recientemente debemos sumar al Dr. Florencio Garófalo. Ellos, sin lugar a dudas, emprendieron la tan difícil y a la vez satisfactoria tarea de educar y ser parte de una generación de médicos.
En nombre del equipo que componemos esta revista, deseo manifestar que es un HONOR trabajar junto al Dr. Sergio V. Perrone quien ha sido distinguido recientemente con el PREMIO VOCACION ACADEMICA 2010 otorgado en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires, abril de 2010.
Para todos los que formamos parte de la Revista INSUFICIENCIA CARDIACA, la excelencia académica y científica ha sido siempre nuestra preocupación, jerarquizando su progreso en la comunidad médica.
Los trabajos científicos recibidos para su publicación en la revista son sometidos a un proceso sistematizado de valoración y arbitraje antes de ser aceptados. Este proceso incluye la opinión de árbitros científicos calificados y del Comité Editorial, siempre dispuestos a colaborar a través de críticas educativas y sugerencias para mejorar el material en lo esencial y en su forma.
La primera evaluación y calificación científica da a los autores una opinión inicial acerca del valor de su trabajo. La investigación científica, clínica y básica exige talento, método y esfuerzo. Reconociendo la ardua tarea que resulta investigar en países de bajos recursos. También es fundamental que se los comunique de una manera clara, concisa y fidedigna.
Un aspecto fundamental para la evaluación se refiere al lenguaje utilizado por los autores del trabajo. El modo de expresión de los mismos debe procurar el rigor científico, prescindiendo de figuras retóricas y juegos literarios en beneficio de la claridad y del significado inequívoco de sus enunciados. El estilo debe ser directo y limpio, evitando oraciones o párrafos de difícil interpretación o dudosos. Debe ser posible leerlo con fluidez y coherencia, proveyendo la información sustancial para una comprensión objetiva, independientemente del lector.
Un texto ordenado debe desarrollar en forma sucesiva los siguientes puntos:
1) Título. En pocas palabras debe condensar el contenido del trabajo de modo explícito y preciso, sin abreviaturas, atrayendo el interés del lector y facilitando su interpretación.
2) Objetivos. Planteándolos claramente y enfatizando su originalidad o fundamentando su importancia.
3) Desarrollo. Exponiendo el plan de trabajo, la metodología y/o los procedimientos que se llevaron a cabo; así como, enunciando los resultados que constituyen la base sobre la que se sustenta el trabajo, destacando los hechos, observaciones o experiencias que se desean informar y señalando su significación estadística cuando corresponda.
4) Conclusión. Es el punto fundamental del trabajo, validando o invalidando el desarrollo del artículo. La conclusión debe presentar por orden de importancia creciente, diferenciando de manera explícita los hechos comprobados de aquellos se hallan sujetos a verificación o estudio.
Es por esto que el Reglamento de Publicaciones se halla adaptado a las normas internacionales. Todos los trabajos deben encuadrarse dentro de esta normativa, lo que facilitará su análisis, registro e indexación, por lo que sugiero a los autores leerlo detenidamente.
Por último, deseo informar que hemos alcanzado un promedio de 10.000 visitas mensuales a nuestro sitio web: www.insuficienciacardiaca.org. Y a partir de esta primera edición de 2010, la página web será trilingüe (español, inglés y portugués), donde podrán encontrar subida todas las edición en full-text.

Dr. Raúl J. Bevacqua
Editor en jefe